martes, 30 de abril de 2013

Las duchas de la muerte


Todavía no he visto en Brasil un calentador de agua. Sí, esa máquina eléctrica o a gas que lleva el agua caliente a toda la casa. En este país, el agua caliente sólo llega a la ducha a través de un chuveiro eletrico, quedándose el resto de los grifos tan solo con agua fría.

Ni en mis peores sueños me imaginaba un aparato que en tan poco espacio juntase agua y electricidad. La ducha en cuestión es un aparato de plástico que se conecta a la red eléctrica y calienta automáticamente el agua. El proceso de calentado, a decir verdad, tampoco permite muchos matices, las duchas tienen tres botones: apagado, modo verano y modo invierno.

El principal problema de las duchas en cuestión es que están instaladas con mucha desgana. Por poner ejemplo, aquí tenéis una foto de una de las cinco duchas que hay en mi casa, donde podemos ver la bonita combinación de cables eléctricos y agua.

El grifo de mi ducha con sus bonitos cables de la muerte


Sobre la peligrosidad real de este aparato, una investigación de la Universidad de Pernambuco afirma que cada tres días muere en ese estado una persona electrocutada mientras se ducha.

Más información:

Mulher morre eletrocutada no banheiro de casa

Niña de 9 años muere tras recibir una descarga eléctrica en San Bernardo